30 may. 2016

MEDIADORA DE DIOS, TEN MISERICORDIA DE NOSOTROS.

Siempre es una gran satisfacción para la archicofradía del Carmen de San Cayetano participar en la solemne procesión del Corpus de nuestra ciudad con la realización de un altar como ofrenda al Santísimo. En este Año de la Misericordia, se ha tenido a bien representar a María Santísima como Madre de Misericordia. Pues nuestra Madre del Carmen, no habiendo conocido el pecado, está en condiciones de compadecerse de toda debilidad. Comprende al hombre pecador y lo ama con amor de Madre. Para ello, conformaban la escena una imagen de talla completa de la Virgen del Carmen de escuela granadina del s.XVIII, revestida con una capa de rico brocado que amparaba a los Santos Fundadores, Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, dos miniaturas de la misma centuria y de procedencia napolitana en el caso del santo, vestidas con hábitos antiguos bordados en oro. Todo se enmarcaba en un dosel que se cobijaba en la esplendorosa portada de estilo plateresco del antiguo hospital de San Sebastián, actualmente el palacio de congresos de la ciudad.