28 feb. 2012

MAGNÍFICA ACOGIDA A LA EXPOSICIÓN TESOROS MARIANOS: CERCA DE DOS MIL PERSONAS HAN VISITADO YA LA MUESTRA.

Se ha cumplido lo que parecía presentirse, el éxito de la exposición TESOROS MARIANOS ha sido muy bien recibida por el público cordobés, que ha valorado la muestra como una ocasión única.
El día de la Inauguración, con asistencia del Sr. Alcalde y gran parte de la Corporación Municipal, así como de la Excma. Diputación provincial y numerosas personalidades eclesiásticas y militares, com D. Miguel Castillejo, D. Juan Aranda Doncel, D. Alberto Villar, etc. varios centenares de personas se congregaron en la apertura de la muestra mariana, siendo a veces muy difícil poder transitar por la exposición.
Los asistentes comentaban que era difícil fijarse en tanta belleza, que no sabían cuáles eran mejores, si las obras de Mesa, Montañés, Gregorio Fernández, Mena, Mora, Risueño, Alonso Cano, Luis de Morales, Domingo Martínez o Cristóbal Ramos, por no citar los italianos Maragliano, Galleano o Rusconi.
Al final se descubrieron las coronas, en presencia de las autoridades y del orfebre, Manuel Valera, con el aplauso de los asistentes y la expectación por ver la ofrenda de todos sus devotos a la Reina del carmelo. Aunque no estaban terminadas, ya que falta la incorporación de las casi ochenta joyas que llevará adheridas, que enriquecerán la presea, con numerosa pedrería en brillantes, esmeraldas y rubíes.








































25 feb. 2012

COFRADÍASTIEMPO DE CUARESMA

Los tesoros del Carmen, en Córdoba

Una exposición organizada por la comisión para la coronación canónica de la Virgen del Carmen de San Cayetano trae a la ciudad un ejemplo del mejor arte religioso, concentrando piezas de históricos artistas

FRANCISCO MELLADO 25/02/2012

De Avila a Córdoba, de Sevilla a Medina del Campo, un devoto recorrido alrededor de la orden del Carmen es lo que se puede ver en la exposición que inauguró en el Palacio de la Merced el vicepresidente de la diputación, Salvador Fuentes; el alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto, y el propio comisario dela muestra, Juan Dobado. Todo ello para conocer unas obras expuestas procedentes de más de una veintena de conventos de toda Andalucía y cuatro de ellas de conventos de Avila, Medina del Campo y Valladolid.

Y es que como ya dijo días atrás el padre Juan Dobado, comisario de la muestra, se podrá ver en un mismo espacio "una auténtica oleada de obras maestras que la ciudad de Córdoba no ha visto nunca".

Tampoco se quedaron atrás destacando el valor de la muestra el propio vicepresidente de la Diputación, que expresó su satisfacción porque el Palacio de la Merced acoja esta maravillosa exposición", agradeciendo el trabajo y entusiasmo de quienes la han hecho posible, ya que con ella se podrán deleitar todos los ciudadanos cordobeses", explicó Fuentes al frente de la nutrida representación de cargos de la Diputación presente en el Acto. Además del alcalde de Córdoba, entre las autoridades presentes pudo verse también al concejal Rafael Jaén y al presidente de la Agrupación de Cofradías, Juan Bautista Villalba.

Los artistas

De este modo, a lo largo del claustro alto, recayente al Patio Barroco del Palacio de la Merced, se pueden admirar obras tan importantes como Jesús Amarrado a la columna del genial escultor del barroco castellano Gregorio Fernández, que estará en Córdoba la mitad de la exposición ya que el resto del tiempo estará en Valladolid formando parte de una exposición organizada por la Junta de Hermandades de Valladolid. De Gregorio Fernández también se puede admirar una espectacular imagen de Santa Teresa de Jesús, tallas que por primera vez pisan tierras andaluzas.
Concretamente, la exposición se articula en cinco capítulos rememorando una biografía de la Virgen María a través de la genialidad del arte, que tiene como prólogo un San Rafael de Valdés Leal para recordar el carácter cordobés que imprime la ciudad del Arcángel.

Los capítulos En la eternidad del Padre, Del trono de Jessé, Guardaba todas las cosas en su corazon y Coronada como Reina de todo lo creado completan el resto de las secciones de esta exposición. Todo ello sin olvidar piezas como el valioso joyero del Carmen de San Cayetano, con obras que van desde principios del siglo XVIII a nuestros días.

Sin duda se tratan de obras de arte de incalculable valor artístico y sentimental de consagrados autores como Juan Martínez Montañés, Juan de Mesa, Luisa Roldán (La Roldana), Pedro Duque Cornejo, Alonso Cano, Pedro de Mena, José de Mora, José Risueño, Luis de Morales o el ya citado Juan de Valdés Leal, artistas que conforman este rico repertorio iconográfico que se podrá ver durante toda la Cuaresma y Semana Santa.

Una pieza especial

Pero la noche, que contó con la participación del coro de voces blancas de San Juan de la Cruz, también tuvo otra destacada protagonista, como fue la presentación de la corona canónica que se impondrá a la Virgen del Carmen de San Cayetano el glorioso día de su coronación canónica, a celebrar el próximo 12 de mayo en la Santa Iglesia Catedral.

La imponente presea sigue un diseño del carmelita Juan Dobado, ejecutada en oro por el orfebre cordobés Manuel Valera. Según Juan Jose Cas presidente de la comisión organizadora de el evento la corona se podrá ver solo los sábados, domingos y días festivos.

Este recorrido por el arte conventual alrededor de la Virgen del Carmen y los principales santos del Carmelo se podrá visitar hasta el 9 de abril en horario de lunes a sábado de 10.00 a 14.00 horas y de 17.00 a 20.00 horas por la tarde, mientras que los domingos y festivos el horario solo será de 10.00 a 14.00 horas. Un tiempo donde todo aquel que se acerque a la Diputación podrá admirar de cerca parte de los tesoros que custodia la orden de Santa María del Monte Carmelo.

Una corona de devoción al Carmen




La corona de la Virgen del Carmen ha sido realizada en oro por el afamado orfebre cordobés Manuel Valera siguiendo un diseño del padre Juan Dobado. La pieza como explicó su creador, el Padre Juan Dobado, es una obra dotada de un repertorio iconográfico que exalta a María como "Reina y Hermosura del Carmelo", una presea que no es sólo valiosa por el material, sino que es "como un canto a la Virgen del Carmen que entona toda la ciudad que se siente carmelitana", de cuyos devotos proceden la mayoría de las donaciones que la hacen realidad. La pieza se ajusta al estilo rococó donde se han insertado valiosas joyas antiguas y abundante pedrería de gran valor, que se ha donado para la ocasión por sus devotos. En el mismo acto se presentó la corona del Niño, que mantiene la misma línea de la presea de la Virgen, destaca el remate de la misma, donde figura una valiosa joya de esmeraldas del siglo XVIII.

El Día de Córdoba:


Una exposición reúne en el palacio de la Merced 80
obras de temas marianos

La muestra se incluye en la agenda
previa a la Coronación de la Virgen del Carmen

El Día Actualizado 25.02.2012 - 01:00

El palacio de la Merced acogedesde ayer la exposición Tesoros marianos, María maestra de la fe,
organizada por la comisión de la Coronación de la Virgen del Carmen de San
Cayetano, que tendrá lugar el próximo 12 de mayo. La muestra alberga casi 80
obras de arte procedentes de más de una veintena de conventos y una de una
institución privada. La exposición se articula en cinco capítulos, como si se
tratase de ilustrar una biografía de la Virgen.
Como prólogo, recibe a los visitantes un San Rafael de Valdés Leal. Juan de
Mesa, Duque Cornejo, Pedro de Mena, Juan del Castillo, Risueño o el genovés
Maragliano recrean el tema de la Inmaculada Concepción. También hay una
colección de imágenes josefinas salidas de las gubias de Gregorio Fernández,
Risueño o Pietro Galleano. Culmina la muestra la exposición del joyero del
Carmen de San Cayetano, con piezas desde principios del siglo XVIII.

Córdoba

La archicofradía del Carmen trae al Palacio de la Merced piezas únicas de
la imaginería y pintura barrocas

josé joaquín de velasco / ABC córdoba
Día 25/02/2012 - 10.06h

La archicofradía del Carmen de San Cayetano, con la colaboración de
la Diputación Provincial y de la comisión del V Centenario del Nacimiento de
Santa Teresa de Jesús, organiza la exposición, que puede visitarse entre el 24
de febrero y el 6 de abril, en la galería de Presidencia de la Diputación.
La muestra se inscribe en los actos preparatorios de la coronación
canónica de la Virgen del Carmen y en ella se dan cita obras de grandes
maestros de la escultura, pintura y orfebrería, procedentes de conventos
carmelitas de Andalucía y Castilla y León, siguiendo una didáctica estructura
expositiva ideada por su comisario, el carmelita fray Juan Dobado.
Ya en la escalera barroca del antiguo convento mercedario, arranca
la exposición con obras de gran calado. Una Purísima Concepción de Duque
Cornejo, autor de la sillería del coro de la Catedral, recibe al visitante y
fija el tema central, mientras que un San Rafael de Valdés Leal une
simbólicamente la muestra con la ciudad.

Ambas piezas prologan la primera sección, que lleva por nombre «En
la eternidad del Padre». Los símbolos inmaculistas de las pinturas de Risueño o
de Juan del Castillo comparten espacio con esculturas de Juan de Mesa y Pedro
de Mena, ejemplificando las escuelas barrocas granadina y sevillana, mientras
que una purísima de Maragliano aporta, con el giro de su cuerpo y tratamiento
de las vestiduras, el contrapunto de la visión genovesa.

La sección «Del tronco de Jessé» se apoya en la profecía de Isaías
para mostrar la genealogía de Jesús. La preside un San Joaquín de Hita del
Castillo y un San José firmado por Galleano y procedente del convento de San
Fernando.

De menor tamaño, aunque gran interés, un busto de Santa Ana, que a
su vez es relicario, obra de Alonso de Mena, y otro San José, de tipo
académico, esculpido por Gregorio Fernández para el convento vallisoletano de
Medina del Campo.

«El deseado de las naciones» es el título del tercer apartado,
basado en el nacimiento e infancia de Jesús. Lienzos y tablas procedentes del
convento de San Cayetano ocupan el lateral. Junto a ellos, un pequeño niño Jesús,
de gran similitud facial con el del Sagrario de Sevilla, que permite admitirlo
como obra de Martínez Montañés y una peculiar imagen de alabastro de Trápani.
En el frontal opuesto se exhibe una pequeña virgen con niño con una firma en la
roca en que se asienta: «La escultora de cámara de su Majestad Carlos II, Luisa
Roldán».

El Capítulo IV se denomina «Guardaba todas las cosas en su corazón»,
y glosa la pasión de Jesucristo. Traído de las ermitas puede apreciarse un
calvario completo de bronce dorado atribuido a Camilo Rusconi. De tremendo
interés artístico son un Cristo atado a la columna de reducidas dimensiones,
labrado por Gregorio Fernández para las descalzas de Valladolid, y el boceto
modelado y policromado de un caído atribuido a José de Mora, que podría haber
sido el modelo seguido para su Jesús de la Caída de Úbeda, imagen
desgraciadamente desaparecida en la Guerra Civil.

Completan la serie un crucificado de marfil, una dolorosa de escuela
genovesa de tamaño natural y la única escultura contemporánea de la muestra. A
modo de guiño hacia la actual imaginería local, entre estas joyas del barroco
puede encontrarse la recién bendecida María Santísima de las Penas, imagen de
busto del cordobés Francisco Romero Zafra. El peso de la parte pictórica de este
apartado recae sobre pinturas pasionistas de Antonio del Castillo y una piedad
de Luis de Morales.

«Coronada como reina de lo creado». La temática relativa a la
coronación de la Virgen culmina la exposición. A pequeña escala lo representa
un conjunto de Cristóbal Ramos en el que la Trinidad corona a María, y con
dimensiones notablemente superiores, dos tallas que superan los dos metros de
Gregorio Fernández, provenientes de Ávila. Una Virgen del Carmen y una imagen
de Santa Teresa realizada inicialmente para Medina del Rioseco.

En una exposición carmelita no podía faltar San Juan de la Cruz, y
en esta está presente mediante una talla de Francisco Ruiz Gijón. Esta última
sección incluye un apartado de orfebrería. Los conjuntos de pectoral, cetro y
corona de la Virgen del Carmen, del siglo XVIII, comparten vitrina con un atril
del convento de Santa Ana, obra de Damián de Castro, y un cáliz con decoración
rocalla del mismo autor. Junto a estas piezas podrán verse las coronas con las
que el próximo 12 de mayo serán coronadas canónicamente el niño Jesús y la
Virgen del Carmen de esta archicofradía.

Una cita casi obligada para cualquier persona interesada en el arte.
La exposición podrá visitarse en horario de mañana y tarde excepto los
domingos, que será solo por la mañana.

23 feb. 2012

Tesoros Marianos, María Maestra de la Fe

TESOROS MARIANOS.
MARÍA, MAESTRA DE LA FE.


Comisario: P. Juan Dobado Fernández O.C.D.

Dentro de los actos que la Comisión de la Coronación de la Virgen del Carmen del Convento de San Cayetano de los Carmelitas Descalzos de Córdoba ha organizado como preparación al día 12 de Mayo de 2012 en que se corone la Bendita Imagen de la Reina del Carmelo, destaca esta impresionante y excepcional muestra de arte mariano que reúne muchas de las mejores firmas del barroco español.

Tiene lugar en el claustro alto de la Excma. Diputación Provincial de Córdoba y alberga casi ochenta obras de arte de primerísima calidad procedentes de más de una veintena de conventos y una de una institución privada. Muchas de las obras podrán ser contempladas por el gran público por primera vez, ya que salen de las clausuras carmelitanas que las albergaban durante siglos. Hemos contado también con la colaboración de la Comisión del V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa de Jesús. Esto ha hecho que por primera vez vengan a Andalucía cuatro tallas de Gregorio Fernández.

La exposición se articula en cinco capítulos como si se tratase de ilustrar una biografía de la Virgen María a través de la genialidad del arte. Como prólogo nos recibe un espléndido San Rafael de Valdés Leal para indicar que estamos en la ciudad del Arcángel. El capítulo I, “En la eternidad del Padre”, podemos contemplar una decena de obras que recrean el tema de la Inmaculada Concepción, con obras maestras de Juan de Mesa, Duque Cornejo, Pedro de Mena, Juan del Castillo, Risueño o el genovés Maragliano. Una pintura de Orrente con la Visión de San Juan en Patmos ilustra las fuentes iconográficas.

“Del tronco de Jessé” nos muestra, en el Capítulo II, en otras diez obras, el árbol del que procede María y sus desposorios con José, de la estirpe de David, de dónde procede el Mesías. Obras salidas de Alonso de Mena, autor del busto de Santa Ana, o Hita del Castillo, que talló a San Joaquín, y la espectacular colección de imágenes josefinas salidas de las gubias de Gregorio Fernández, Risueño o Pietro Galleano. O las delicadas pinturas de la Presentación de la Niña María, de Francisco Antolínez, y los Desposorios, de Pineda.

La Maternidad Divina de María ocupa el apartado III bajo el título “El Deseado de las Naciones”, que abarca desde la Anunciación hasta la Presentación y Purificación de la Virgen. Desde el lienzo de la Anunciación de Juan de Alfaro hasta las escenas pintadas por fray Juan del Santísimo sacramento, encontramos bellísimas obras debidas Montañés, Alonso Cano, Cristóbal Ramos, Villegas Marmolejo, Bocanegra y Mena, destacando dos joyas, una Virgen de Trápani de alabastro extraordinaria y la Virgen con el Niño firmada en la roca por La Roldana en 1699.

La más extensa de las secciones, el Capítulo IV, es la que se denomina, “Guardaba todas las cosas en su corazón”, tal como apunta en Evangelio en varias ocasiones sobre la manera de actuar de María cuando los planes de Dios le sorprenden. Abarca todo el ciclo de la Pasión, con un total de veinte obras en el que desfilan una oleada de obras maestras: el Calvario de Camilo Rusconi, el Caído de José de Mora, el Cristo a la columna de Gregorio Fernández, la Piedad de Luis de Morales y la que se relaciona con Luis Salvador Carmona, las pinturas de Antonio del Castillo, y otras más, en la que sólo una Dolorosa del imaginero cordobés Romero Zafra se cuela como obra contemporánea. Pero no sabe uno se quedarse con las obras en marfil o las versiones de la Dolorosa, sevillana, granadina o genovesa.

“Coronada como Reina de todo lo creado”, completa el Capítulo V, que tiene como objetivo mostrar las Coronas de la Coronación. Abre un monumental lienzo de la Asunción firmado por Domingo Martínez y un grupo de la Coronación de la Virgen por la Trinidad de Cristóbal Ramos. Una sección carmelitana sorprende al visitante, con dos grandiosas esculturas de Gregorio Fernández que representan a la Virgen del Carmen y a Santa Teresa, cada una de ellas sobrepasa los dos metros, ricamente estofadas, o un delicado San Juan de la Cruz del imaginero Ruiz Gijón. Un homenaje a la platería cordobesa con piezas de Alcántara, Aguilar, Azcona o Damián de Castro ilustran la liturgia carmelitana. Culmina la muestra la exposición del valioso joyero del Carmen de San Cayetano, con piezas que van desde principios del siglo XVIII a nuestros días, hasta llegar a las dos valiosas preseas que lucirá la imagen el día de su Coronación, cinceladas y repujadas en oro por el orfebre cordobés Manuel Valera, obsequio mediante donaciones de sus incontables devotos.

Y todo ello puede ser admirado cuando uno se marcha en el magnífico Catálogo editado por la Diputación en el que destaca la amplia introducción con la contribución del Carmelo a las artes.

A pesar de los tiempos de crisis, con la ayuda de todos hemos podido realizar esta muestra señera de nuestro mejor arte, pero nada hubiera sido posible sin la generosidad de los conventos de carmelitas descalzos y descalzas de Andalucía y Castilla y León y el empeño de la Comisión de la Coronación del Carmen para seguir adelante cuando parecía que todas las puertas se cerraban. Hoy es una realidad.

21 feb. 2012

CONCEPCIÓN "CARMELITANA".

El pasado domingo asistíamos al bello Rosario Vespertino presidido por la Imagen de María Santísima de la Concepción, que procesionaba en sencillas parihuelas elevada a las alturas por la peana de plata que le había cedido la Archicofradía del Carmen de San Cayetano, que en unión de la orfebrería de la Imagen, toda ella en plata, ofrecía un aspecto deslumbrante. Desde la Archicofradía del Carmen nos unimos con alegría en la celebración de los XXV años de la llegada a Córdoba de esta bellísima Dolorosa con sello propio de la Semana Santa Cordobesa. La Archicofradía se hizo presente también en el cortejo mediante una representación y colaborando, de esta manera, con la Peana de su Excelsa Titular Carmelitana, a alabar todos juntos a la Madre de Dios.